martes, 16 de agosto de 2016

DERECHOS INDIVIDUALES Y DERECHOS COLECTIVOS ( I )

Escrito por Miguel Candel

Desde mi punto de vista, sólo son sujetos de derecho las personas, físicas o jurídicas. En el segundo caso entrarían, por ejemplo, los sindicatos, a quienes cabe atribuir el derecho de convocar huelgas, que estaría respaldado además por el derecho de cada trabajador a reivindicar unas condiciones de trabajo justas, derecho que sólo se puede ejercer eficazmente de manera colectiva, a fin de compensar el desequilibrio de fuerzas entre empresarios y trabajadores individuales.

La invocación de derechos colectivos debería tener siempre como condición la existencia de personas jurídicas (que, obviamente, están integradas por personas físicas, pero que son algo más que la simple suma de éstas): los Estados son seguramente el ejemplo más claro.

Estos criterios no resuelven sin más el problema que plantean los movimientos sociales sin forma jurídica que aspiran a que se les reconozca personalidad. En un estado inicial "de naturaleza", "robinsoniano", por así decir, previo a la existencia de cualquier forma jurídica de relación social, es la fuerza de los "movimientos" la que decide y crea derecho. Pero la España de hoy no es un estado de naturaleza (aunque sí bastante "salvaje, la verdad), por lo que cualquier movimiento que pretenda obtener personalidad jurídica propia (como la "república catalana") carece de legitimidad para lograr sus objetivos unilateralmente, ya que ello necesariamente redundaría en detrimento de los derechos de terceros. La Generalitat, pese a tener personalidad jurídica, no puede invocar el derecho a convertirse en Estado independiente sin deslegitimarse automáticamente, pues su legitimidad deriva de la del Estado español. Podría hacerlo, evidentemente, rompiendo a todos los efectos con la legalidad vigente, lo que entraña una sublevación en toda regla (es decir, un "glorioso movimiento nacional"), y eso lleva las cosas al terreno de la fuerza pura y dura. Personalmente, en circunstancias de opresión extrema, me encantaría participar en una sublevación (ya he vivido cierta etapa de lucha clandestina). Pero éste no es el caso, me parece: ni por los motivos ni por los sujetos ni por los fines.

1 comentario:

  1. Totalmente de acuerdo. Los ciudadanos somos los sujetos de derecho. una nación es una comunidad política de ciudadanos con unos derechos y deberes, que deben garantizar las leyes. la ciudadanía no es anterior sino un efecto del estado de derecho. Es la vieja teoría del contrato social. aunque este contrato no exista la sociedad debe basarse en su ficción. Los ciudadanos son animales humanos que dejan de serlo y pasan a ser ciudadanos porque llegan un acuerdo con los otros a respetarse y el estado es el que lo garantiza. El estado de derecho es España y debemos luchar porque la Constitución mejore y recoja los derechos personales, políticos , sociales y económicos.

    ResponderEliminar

Entradas populares

Follow by Email

Translate